domingo, 1 de junio de 2008

Los cerros de Chena

No es nuevo en mi el hecho de que me quede pegado con cosas que hago, que me ocurren o que se me ocurren. El fetiche de moda mío ahora son los Cerros de Chena. A pesar de que son feos, desaliñados, bajos, sucios, sin instalaciones y medio abandonados me provocan una especial atracción. El viernes pasado fui a subirlos y llegué hasta las antenas que hay arriba (y que se pueden ver desde la Carretera Panaméricana a la altura de San Bernardo). El próximo sábado volveré a recorrerlos, acompañado por otros exploradores más.

¿Que será? Cada vez que más plástica y sintética se vuelve la realidad circundante, más atractivo se pone todo lo contrario. Obviamente, es mucho más relajado (y simpaticón, ya creo yo) ir a tomar un café al barrio Lastarria o, que se yo, vitrinear corbatas en Bandera que subir un cerro, con poca preparación, a punto de caer en charcos a cada rato y transpirando... pero, es que es lindo, es bonito, es entretenido y, bueno, no es que me importe en demasía, pero es más sano. Subir cerritos, mirar la cordillera lejana, el triste horizonte humeado de Santiago, el valle interrumpido por aleatorios montículos cual más inesperado que el otro.

Los cerros de Chena, encuentro yo, son un excelente panorama findesemanero. Es ideal para hacer caminatas relajadas (si se sabe por donde ir) e, inclusive para desafiarse a uno mismo, subiendo por evitables pendientes de tierra fangosa. Es ideal para, después de caminar una hora y media estar a 900 sobre el nivel del mar y sentir el viento que lo hundido de la holla hidrográfica donde está Santiago nos impide recibir. Sí, me gustan los cerros de Chena. Y... no soy el primero al que le gusta, no. Hace ya varios años, los incas tenían en una de las copas instalado un pukará... ¡un momento! he estado investigando un poquito y, resulta que el pukará muy probablemente no era un pukará, porque los pukarás son fortalezas militares incas, desde donde se puede visualizar una zona extensa... pero, la ubicación del pukará no es la idea, porque sí es por tener una vista privilegiada del valle era mejor haber estado en la cima donde ahora están las antenas, a 900 msnm y no en el lugar donde está el pukará, al menos unos 300 metros más abajo. Entonces ¿que era? lo más probable es que fuera una wak'a, que es un lugar sacralizado utilizado para hacer rituales que... para variar, sí, tienen que ver con las estrellas. Esto fue decubierto recién en 2006 por Ricardo Moyano, cuando vio el amanecer desde ese punto y, al mirar hacia la cordillera notó que un lugar ubicado en el cerro El Plomo (varios kilómetros al este) calzaba exacto por donde salía el sol. Ese lugar se llama Portezuelo del Inca y, hasta ese momento, no se había entendido por qué.

VISTA DE SANTIAGO DESDE EL PUNTO MÁS ALTO DE LOS CERROS DE CHENA
HOY COMO AYER, CLICK EN LA IMAGEN PARA VER MÁS GRANDE

Es un cerro feo, sucio y descuidado quizá... pero hay que aprender a mirarlo y ademirarlo. Y se consigue. ¿Como llegar? ir por la R5 hasta la salida llamada "Catemito - El Barrancón" y ahí se entra por la entrada este, donde hay una instalación con una virgen y empieza un sendero. La otra entrada es en la esquina de la caletera con el camino a Catemito, que también sigue con un sendero y, por último, está la entrada oficial al pukará, unos dos kilómetros avanzados por el camino a Catemito. Ahí se paga entrada, pero el sendero es cortísimo para llegar al pukará.

Recomiendo en exceso visitar este sitio con información sobre el pukará wak'a Chena.

0 comentarios: