sábado, 21 de junio de 2008

Feliz solsticio de invierno

El río fluye, fluye hacia el mar, para donde vaya el río, es donde quiero ir. Fluye, río, fluye. Deja que tu agua me moje, sácame de este camino, para algún otro lugar. Todo lo que quizo, fue ser libre y ese camino tomó, el ha salido para ser libre. Fluye río, fluye. Deja que tu agua me moje, sácame de este camino, para algún otro lugar. Fluye río, fluye. Pasa por el arbol con sombra, ve río, ve, ve hacia el mar, fluye hacia el mar. El río fluye, fluye hacia el mar, para donde vaya el río, es donde quiero ir. Fluye, río, fluye. Deja que tu agua me moje, sácame de este camino, para algún otro lugar.

Supongo que, haber escrito la canción en castellano ha sido lo mejor que pude haber hecho, porque en inglés no todo el mundo lee y, además, como está en prosa, podría haber sido un texto mío. El caso, es que es una canción de Roger McGuinn, que se llama Ballad of Easy Rider. Elegi el día de hoy para escribirla, porque hoy no es un día cualquiera. Hoy es el solsticio de invierno en el hemisferio sur y, es un buen día para pensar en lo linda que es la naturaleza. Invito a ustedes, mis fieles y fantasmagóricos lectores, que se tomen un tiempo en estos días y miren los arboles, el cielo (despejado o nublado), los pajaritos que siempre revolotean en algún lado y, tras respirar profundo digamos un silencioso cumplido a la madre tierra, al padre tierra por darnos la posibilidad de estar acá, respirando aire y estando en pleno fenómeno de la vida. ¿No es acaso hermoso? Por supuesto que podemos tener una mirada pesimista, quejarnos de que el aire está sucio, los ríos contaminados y la gente idiotizada... pero aun hasta el más terrible de los escenarios es continente de la naturaleza. Qué es completamente artificial, me pregunto yo. Si pasado mañana el calentamiento global derrite la tierra en diez minutos, ¿no será acaso eso también un fenómeno natural? Como especie no podemos pretender ser tan cabrones como para querer seguir existiendo hasta el fin del tiempo y si nuestra naturaleza comprende destruir nuestro medioambiente, tenemos que respetarnos, respetarla. Ahora, claro, obviamente no por eso nos vamos a quedar de brazos cruzados esperando que la tierra se destruya por completo... nuestra naturaleza también incluye el instinto de supervivencia y ese, espero, está por sobretodo. También tenemos al amor como un motor universal, que ha comenzado y acabado con guerras, que ha sido el chispazo inicial para ideas que han cambiado por completo paradigmas anteriores y, bueno... la naturaleza no es algo ajeno a nosotros, la naturaleza somos nosotros... y nosotros somos de la naturaleza.

Feliz solsticio de invierno.

0 comentarios: