miércoles, 7 de mayo de 2008

Madre en tu día

Hace varios años he renegado del evento comercial del día de la madre y de hacerle regalos, pero este año me dieron ganas de hacerle un presente a mi querida siempre amada madre (suena siutico, pero es cierto). Primero que todo, he mirado que cosas tengo alrededor... ehmm... a ver, $1400 que tengo que dejar para la locomoción, los articulos del almacén de ideas, que no se los puedo regalar porque están a la venta y aparte, ya los ha visto... definitivamente, no es nada comprado lo que le regalaré. Además, que mi desprecio por el cariño comercial sigue en píe, así que no le regalaré ni un peso a nadie para hacerle un regalo a mi mami... hoy venía en el metro y, en mi mente, escuché: tate! hazle un mandala, Camirrakiu. Perfecto, un mandala bien bonito y con mucho cariño. Ya, para los que no cachen que onda los mandalas, son un dibujo que se hace dentro de un círculo, usando figuras geométricas, líneas curvas y rectas y ojalá hartos colores... son usados en el budismo y en otras creencias orientales, pero como buen occidental que soy, las sacaré del contexto sacro trascendental y lo usaré como un regalo para alguien que quiero... aunque, tan profano no soy tampoco, eh! El otro día, me enteré que los romanos y, antes los griegos, tenían dioses públicos y dioses privados. Los públicos son los clásicos y conocidos (Zeus, Atenea, Ares, Baco, etc) y los privados son las personas de la familia, claro que ellos esperaban a que murieran para que fueran dioses, ahí es donde me meto yo con mi cosecha y declaro como dioses privados míos, todos los miembros de mi familia y seres queridos vivos y muertos, porque la importancia que tienen para mí es independiente de su estado vital (presente o ausente). Para mi diosa madre Marcela, haré un lindo mandala para regalarle este domingo.
La imagen que está abajo, está porque me gustó harto y además se mueve... que kitsch ¿cierto? en fin, cosas de occidentales. ¡Viva!

Photobucket

Hace unos días, en una instancia que no querría detallar acá (no porque haya sido desagradable, sino porque tiene relación con algo que aun no comentaré publicamente) fui incitado a que averiguara sobre el Panteísmo, porque se parecía bastante a las cosas en que yo creo. La flojera fue bastante y, recién hoy, averigüé sobre la mentada creencia y, si bien, en cierto modo nomás me interpreta, me pareció bastante interesante y pretendo estudiarla un poco más en los próximos días y, claro, convido a los lectores de este blog a que le echen una mirada también... wikipedia está a un click de distancia y google también. Es interesante, independientemente de la reacción que uno tenga, por el hecho de que plantea como posibilidad cierta la no diferenciación de lo divino y lo terrenal cosa que, como hemos todos comprobado a lo largo de nuestras vidas, educadas en un universo binario, es practicamente inpensable y, llegar a leer ideas ordenadas de integración es, por lo menos, conmovedor.

Shomos shúper eshotéeeericos.

0 comentarios: