lunes, 28 de abril de 2008

Rayados y pintados

Hace unos años hice del rayado clandestino de muros una práctica habitual, claro que me saltaba algunos pasos clásicos para ser un rayador de muros. Primero que todo, hacía sólo esténcil y (casi) nunca dibujos a pulso, tampoco participé nunca en ningún crew o club de amigos rayadores; a lo más, andaba acompañado con amigos, pero nunca en plan misión colectiva. Si alguien me veía, no podría imaginarse que yo andaba rayando muros, porque no usaba ropas típicas ni nada que me identificara como rayador... no era por temor ni nada parecido, sino que rayar paredes, a mi parecer es una experiencia muy entretenida, muy bkn como para hacerla colectiva y adherir inéquivocamente a ciertas ideas sólo y sólo porque se comparta el gusto de dejar monitos en los muros. Nunca he usado pantalones con el tiro más largo que lo correspondiente, tampoco polerones gigantescos ni mucho menos, zapatillas de basquetbolista o atleta. ¿Para qué po'h?

Hace unos días, nos envíabamos links de fotos de stencils con Franco y, buscando y buscando llegué a un sitio de la ciudad de Santa Ana, en California. Donde, según lo que leí, es terrible rayar muros... social y civilmente condenado. Reconozco que me produjo, al menos, gracia; pero, seguí leyendo, y me encontré con un árticulo donde enseñan a los padres a detectar si su hijo es un graffitero e incitan activamente a denunciarlos, en caso de que no dejen de rayar. Pero, resulta que las formas de reconocer a un hijo rayador son tan obvias que, es como un fuerte llamado a los chicos a que innoven en técnicas. Tal vez, es una estrategia del condado para que los rayados en sus ciudades sean de mejor calidad. Vamos con datos frescos... nada de copiar-pegar, ni menos traductor de google. A manito nomás:

  • Tu hijo tiene entre 12 y 18 años.
  • Tu hijo dibuja en su ropa, zapatos, gorros, cuadernos del colegio, notebook, mochilas, cajas de cds y muebles y muros de su pieza.
  • Tu hijo suele usar pantalones anchos o una gran mochila. Esto es porque ahí lleva pinturas spray y plumones de varios colores, paños para limpiar, dibujos de rayados y cámaras para sacar fotos a sus obras. La ropa o la mochila talvez estén manchados con pintura.
  • Tu hijo tiene gran cantidad de plumones en varios colores, tipos y tamaños, y válvulas de spray.
  • Tu hijo tiene o anda trayendo cosas puntiagudas para rayar vidrios, como destornilladores afilados, piedras pequeñas o cualquier otra cosa puntiaguda.
  • Tu hijo tiene la misma imagen o sigla de letras escritas repetidamente en los lugares donde dibuja. Esto es probablemente, el mayor indicio ede que tu hijo participa en un grupo rayamurallas.
  • Tu hijo suele mentirte sobre sus actividades y es incapaz de explicar porqué tiene las cosas ya mencionadas.
  • Tu hijo está fuera de casa hasta tarde en la noche o trasnocha fuera de casa.
  • Tu hijo frecuentremente tiene residuos de pintura o plumones en sus manos.
  • Tu hijo tiene o anda trayendo una croquera negra que contiene dibujos. Estas croqueras son llamadas biblias o piece books.
  • Tu hijo frecuentemente visita sitios web con dibujos, tiene revistas de dibujos o tiene fotos de dibujos en su pieza.
  • Tu hijo tiene el mismo dibujo en sus cuadernos, ropas y pieza que los que has visto dibujados en el barrio o alrededores. Los rayamurallas generalmente dibujan en sus barrios o cerca de ellos.
  • Tu hijo está asociado con otras personas que se muestran comportamientos parecidos. Esas personas, seguramente son parte de el grupo rayamurallas de tu hijo.
Chuta, chuta... entonces ¿que era yo? Menos mal que yo le avisaba a mi mamá que salía a rayar, porque sino nunca podría haberse dado cuenta... ya, muchachines, para que se espanten un rato, acá dejo el link:
Además, sugiero que se fijen en que categoría está este asunto de los rayados. ¿No será un poco mucho? Demás que sí. Como broche de oro, la guinda de la torta, para dejar la vara alta, xD, etc, etc... agregan esta imagen:


0 comentarios: